La Resiliencia como factor Protector ante el Covid-19

in #stemsocial2 years ago

Con mis mejores deseos de bienestar y éxitos en el peregrinar de esta prestigiosa plataforma, especialmente a Stem Español y Stemsocial. A lo largo de la historia la Resiliencia es un tema que ha ido evolucionando y da la oportunidad a las personas de salir adelante, facilitando un desarrollo positivo a quienes lo aplican ante las adversidades. Es ahí, donde la resiliencia estimula a los seres humanos a lograr la felicidad ante los sufrimientos, pérdidas, preocupaciones, tristezas. Durante este año 2020 nos hemos visto afectado por la pandemia a nivel mundial, incluso las medidas que ha tomado la Organización Mundial de la Salud han sido fuertes pero necesarias para reducir la propagación del Covid-19, como principal medida ha sido el distanciamiento social que ha generado el incremento de los niveles de preocupación, estrés, ansiedad en las personas, porque nunca se habían visto en una situación similar donde se han tenido que aislar del trabajo, de la escuela, de los sitios de recreación, de su vida normal a encerrarse en casa por meses.

Así mismo la actual situación de pandemia, y sus consecuencias asociadas, está suponiendo todo un reto social de adaptación dado el fuerte impacto que está representando. Se propone el estudio de la resiliencia como factor protector ante esta situación, todas las personas pueden ser resilientes, más allá de su magnitud, dejando la pandemia de ser un modelo de riesgo y pasan a un modelo de desafío. Lo principal de esta investigación, es que la resiliencia presenta un cambio de paradigma, ante estos tiempos de pandemia, es como la transformación positiva, para convertir la aparición de este virus en un aprendizaje sano y beneficioso, ya que existen muchos factores que causan estímulos muy estresantes, porque ha afectado el desempeño normal de las personas en su cotidianidad. Sin embargo, ante estas circunstancias existen herramientas que pueden convertir esas personas en seres resilientes, fortaleciendo mecanismo de afrontamiento, ya que el principal objetivo es estar preparado para enfrentar y superar con éxito el miedo y la incertidumbre por este nuevo virus, porque siempre nace el temor por nuestra salud y la de nuestros seres queridos.

Así mismo, en la resiliencia hay dos elementos fundamentales, primero la noción de adversidad entendida como riesgo o amenaza que se encuentra presente en los grupos humanos, y la noción de adaptación positiva que permite sobrevivir ante la amenaza. Por tal razón, a todos los seres humanos se le presentan problemas y están expuestos a la adversidad en algún momento de sus vidas, provocando fuerte impacto a nivel mental y del cuerpo, esta ciencia se ha preocupado por dar explicaciones a la capacidad que tienen las personas de sobrellevar los problemas, fortalecerse con ellos, retomar la vida de manera constructiva a partir de sus potencialidades, para actuar eficazmente ante un contexto tan desfavorecedor como ha sido el impacto de la pandemia y el confinamiento, el estrés postraumático asociadas al COVID-19.

La resiliencia es una manera de ver los comportamientos humanos desde una perspectiva multidisciplinaria que tiene como objetivo mejorar los procesos y resultados de los grupos humanos frente a las crisis, por su concepción holística que tiene su máxima posibilidad en los valores y cultura de la sociedad.

De allí que, un resiliente es consciente de sus propias acciones, es apto para iniciar una transformación, propiciar el cambio de otros apoyando escenarios que implican riesgos, lo que a su vez favorece las relaciones de consenso para así fomentar la convivencia con nuestros semejantes. Por tanto, resulta fundamental mejorar los procesos, resultados de situaciones desfavorables, y así sustituirlos por factores de prevención para establecer herramientas e información para el aprendizaje de la resiliencia ante el covid-19

En términos generales, tener la capacidad de resiliencia permite a los seres humanos mantener una actitud reflexiva, de superación propia y competitividad con una proyección futura de confianza como una manera viable de continuar adelante fortalecido, al pensar que la pandemia ha sido una situación que si no hubiese acontecido, no se hubiera descubierto las capacidades que han desarrollado las personas de sobrellevar el encierro en casa con sus seres queridos. Particularmente, como el no hacer acto de presencia en el trabajo, en la escuela. De allí, se ha visto la necesidad de acudir a otras herramientas como el internet, las redes sociales u otros medios tecnológicos que han complementado la comunicación, ya que jamás imaginamos que produjeran el acercamiento de los seres humanos, ante el distanciamiento social producido por la Organización Mundial de la Salud para evitar la propagación del covid-19 y que han favoreciendo la adaptación de las personas para sobrellevar esta pandemia que se suscitó en este año 2020.

Por eso se establece que la resiliencia es la capacidad para reconocer, adaptarse frente a perturbaciones no anticipadas, es buscar los recursos internos, utilizar sus potencialidades para seguir adelante. Por lo tanto, la resiliencia implica cambios, transformaciones, ajustar procesos de cambio que se articulen con el entorno, es decir personas que desarrollen competencias transformadoras a pesar de haber vivido en ambientes perjudiciales, con el estímulo de sus aptitudes personales como la autoestima, autonomía, toma de decisiones, creatividad, normas, valores, responsabilidad, optimismo, conciencia, tolerancia a la frustración, entre otros; siendo significativo reforzarlas para derivar en una persona fuerte y resiliente ante cualquier circunstancia negativa que se le presente en el camino.

Partiendo de los supuestos anteriores, es importante enseñar a las personas a afrontar las situaciones estresantes, con eficiencia emocional al estar en situaciones semejantes, resultando enriquecedoras porque contagian al grupo donde se desenvuelven, convirtiendo el momento difícil de la pandemia en una oportunidad de crecimiento, desarrollando habilidades y competencias de resiliencia con nuestros hijos, padres, familiares y amigos que han convivido con nosotros en estos largos meses. En consecuencia, la pandemia ha evidenciado situaciones que tienen un fuerte impacto en la psicología de las personas, desencadenando situaciones negativas, que crean cierta tensión, generan estrés, fatiga, malos ambientes en la casa, sentimientos encontrados, irritación o molestia por la situación que ha afectado la calidad de vida de las personas, la salud física y mental entre otros.

Sin embargo, el covid-19 se ha presentado con gran magnitud en las personas del sector salud, creando situaciones estresantes en el ámbito laboral, por el peligro de enfermar o expandir el virus ante sus familiares. Además, han tenido jornadas laborales demandantes, sobrecargas de trabajo, cantidad, tipo de asistencia que debe prestar a los pacientes con covid-19, ya que es un virus nuevo y muy contagioso. Por consiguiente, es necesario fomentar la resiliencia como factor protector, con el propósito de desarrollar estrategias para estimular comportamientos de transformación positiva ante estas situaciones de pandemia, para lograr una mejor convivencia ante este virus que ha llegado para quedarse en estos meses.

Sin duda, toda persona debe ser consciente de la dificultad que se presenta si llegan a contraer el virus del covid-19. Por tal razón, existen elementos que favorecen la supervivencia del ser humano, no sólo a nivel biológico sino social, involucrando las capacidades de adaptación al riesgo de enfermarse y contagiar a sus seres queridos, consiste en evitarlo sino exponerlo al mismo en forma controlada, como lavarnos a diario las manos, limitar nuestras salidas si no hay la necesidad de salir a la calle, es aplicar los recursos adecuados, como usar el tapabocas, guantes, mascarilla facial para evitar el contagio, medidas que han sido aplicadas por las experiencias vividas de los países que se contagiaron inicialmente, incrementar la resistencia a estas situaciones negativas; propiciando la autovaloración porque éstos estimulan habilidades y capacidades latentes.

Sin embargo en la actualidad se debe estar listo para conocer cómo enfrentar el desequilibrio que ha causado el virus, incluso a veces imposibles de superar, siendo imperante el aprovechamiento de nuevas estrategias, necesarias para enfrentar los retos en el mundo tan cambiante por la situación del covid-19. Además, se ha demostrado que la resiliencia funcionan en varios escenarios, permitiendo que las personas adquieran, desarrollen tales características a través del aprendizaje, mediante planes de acción que resuelvan las nuevas situaciones a las que se enfrentan, estableciendo resultados a mediano y/o largo plazo. Es allí, donde radica la importancia de identificar el virus y cuáles son sus estresores, para crear estrategias que nos permite sobrellevarlo con mejor actitud; sabiendo que los factores de riesgos en los seres humanos es muy variado, siendo uno de los principales detonantes de esta enfermedad.

En tal sentido, este estudio se justifica en la ausencia de esta temática en las personas, ya que el aprendizaje se va dando conforme a la vivencia que se tiene en el día a día, siendo necesario ejercer la inteligencia emocional, ya que la resiliencia como factor protector en el problema de la pandemia es propiciar los cambios en las personas con actitudes positivas, para que los procesos que se vivan ante esas situaciones de pandemia se vuelva básico, como el uso de tapabocas como mínimo para evitar el virus. Es decir, que todas las personas a pesar de las limitaciones, tanto individuales como sociales, proporcionan a aquellos que no tengan esas habilidades innatas las herramientas o estrategias adaptativas positivas para ser seres resilientes, y ante las vicisitudes venideras, la oportunidad de aprender y reflexionar ante cualquier situación negativa.

Es fundamental promover la salud mental, a través de estrategias integrales de precaución, o factores protectores con la finalidad de implementarlas en la previsión de problemas, aludiendo a todos los contextos pero particularmente entre los que se categoriza la resiliencia como una nueva manera de ver las cosas, que conduce a refrendar formas de intervención diferentes, ya que el distanciamiento social, ha afectado gravemente la salud mental de las personas, por tal motivo se trata de lidiar el estrés de manera saludable, fortalecerlo a través del apoyo de familiares o amigos, utilizando la comunicación como el principal mecanismo que ayuda a las personas y a los seres queridos a sentirse socialmente conectado.

En este sentido, la capacidad de resiliencia no se relaciona únicamente con el estresor al cual se enfrentan las personas, sino también con las capacidades personales, control, apoyo externo, comunicación, influencias espirituales, es decir principalmente las personas resilientes tienen un factor protector que juegan en su desarrollo, porque al sentirse satisfechos muestran mejor salud mental, fortaleciendo actitudes positivas para mejorar la capacidad de afrontamiento para poder sobrellevar el covid-19. En consecuencia, el estrés relacionado con el virus es una de las causas que influye, por la alta incidencia de personas enfermas a nivel mundial, por todas estas razones, Si bien es cierto, sobreponerse a esta pandemia implica mirar el virus como un reto, para poder llevar una vida normal.

La resiliencia, tiene una ventaja que es un concepto amplio relacionado con la psicología humana, que posee una noción de la capacidad de las personas para hacer frente a las adversidades. En conclusión, se establece mecanismos para mantener un perfil psicológico saludable de afrontamiento, es sin duda de suma importancia, porque les permite conocer el ambiente donde a diario se enfrentan a este virus, donde la mayoría de las personas tienen contacto permanente con el sufrimiento, el dolor, si no toma las medidas preventivas por esta nueva enfermedad, por eso la resiliencia favorece el desarrollo de competencias para regular las emociones negativas, potenciando las positivas. De igual manera, las personas con mayor resiliencia, se sienten más satisfechas con su existencia, aceptando de manera más saludable las pruebas a las que se han enfrentado a lo largo de estos meses de pandemia.

La Resiliencia necesita promover espacios afectivos positivos, donde los seres humanos puedan estimular fortalezas, buscar buena salud emocional. Por lo tanto, la resiliencia han significado un cambio radical en las teorías de desarrollo humano, en la manera de crear el impacto del dolor, el sufrimiento del ser humano sobre su desarrollo, de una visión fatalista se ha pasado a una visión más optimista, de una perspectiva determinista, se ha pasado a una perspectiva más esperanzadora. En líneas generales, cada ser humano tiene un arma poderosa como es la razón, la inteligencia, la capacidad de convertir lo negativo en positivo, a través de la actitud con que se enfrenten las situaciones, es decir aceptar las cosas tal como se ven, sin hacer el esfuerzo de pensar cómo se pueden mejorar o eliminar esta pandemia a partir de la creación de una vacuna que actué como protección ante este virus mortal que ha quitado la vida de muchas personas.

Dentro de este marco de ideas, los aspectos de la resiliencia no son características que la gente tiene o no tiene, son conductas, pensamientos, acciones que pueden ser aprendidas, desarrolladas por cualquier persona. Muchos estudios demuestran que uno de los factores más importantes en la resiliencia es tener relaciones de cariño, apoyo dentro y fuera de la familia. Sin duda, relaciones que emanan amor, confianza, que proveen modelos a seguir, que ofrecen estímulos, seguridad, aportando herramientas para asistir de esta manera a las personas positivas, con el bienestar psicológico, el estado de ánimo y la facilidad para sobrevivir a la pandemia.

Al respecto, la teoría de resiliencia y riesgo trata de explicar por qué algunas personas responden mejor al estrés, la adversidad que otras. Esta teoría señala que hay factores internos y externos que protegen contra el riesgo. Evidentemente, el medio social de los individuos está marcado por el riesgo, la esencia de la resiliencia es emplear las estrategias, aprender a transcender de las circunstancias adversas, aun en las peores condiciones, nada en el mundo ayuda a sobrevivir como la conciencia que se debe tener sobre este virus que puede afectar a cualquier ser humano, pero igual no se debe olvidar que la vida tiene un sentido.

El covid-19 es un factor de riesgo al cual diariamente los individuos de todo el mundo se están enfrentando, se ve manifestado en estados de ánimo a causa de los sentimientos y emociones tanto internas como externas como: la tristeza, ansiedad, mal humor, por el distanciamiento social, por el rechazo de la sociedad ante la presencia del virus, generando varios síntomas como dolor de cabeza, fiebre, dificultad para respirar entre otros, Aunado a esto, este trastorno provoca comportamientos sociales desarticulados, que en muchos casos se ha mantenido en el tiempo, creando estímulos, percepciones en las personas, es ahí donde realmente empieza la enfermedad mejor conocida como el estrés postraumático asociadas al COVID-19.

En consecuencia, se ha tratado de vivir con menos tensión emocional, para aprender a lidiar con la incertidumbre que ha generado la pandemia, ya que los seres son cambiantes, acomodan la plasticidad para adaptarse y moldearse ante las dificultades, los seres humanos sufren en alguna ocasión una o varias perdidas, pero implican una gama de circunstancias mucho más amplia, porque presenta distintos niveles de ausencias, pero todas son de carácter emocional el impacto emocional en las personas es devastador, afrontar y aceptar la situación, son elementos fundamentales para la posterior reconstrucción. Cuando se vive una perdida, y más aún familias que han enfermado, perdida de varios seres queridos por este virus, lo mejor es conectarse o interrelacionarse con otras personas que entiendan el dolor y la situación.

Cada situación es única e irrepetible, para cada una existe una respuesta adecuada, ya que los seres humanos no pueden compararse con otros, ninguna situación se repite. En la vida de todo ser humano, existen escenarios amenazantes como la vivida actualmente por la pandemia que en cierta manera ha afectado la seguridad física y emocional de las personas, el covid-19 ha sido un potencial ambiente de riesgo en el mundo. Es importante entender la resiliencia como un proceso de superación, en la implantación de programas de los factores de protección, ya que la capacidad de adaptación al covid-19 no es evitarlo, sino exponerse al mismo en forma controlada, teniendo en cuenta que reside en la posibilidad de cada uno de los mecanismos subyacentes a los comportamientos resilientes conduce al diseño de acciones y medidas preventivas para evitar el covid-19.

Conclusión:

La Pandemia ha sido de gran magnitud a nivel mundial esto implica una perturbación psicosocial que puede exceder la capacidad de conducción de la población que ha sido fuertemente afectada. Sin duda, en la promoción de los factores protectores de la resiliencia, el aprendizaje del pensamiento positivo es importante, ya que el comportamiento de las personas se dirige hacia ello, sea positivo o negativo, la resiliencia comienza a construir respeto, autoconciencia, fe en las propias capacidades, independientemente de lo que suceda en el exterior, los pensamientos moldean el cerebro, por eso se concluye que la conciencia, el pensamiento, construye una fuerza interna que luego se traduce en conductas que crean una realidad externa similar.

Bibliografía:

  • Arboix, Montse (2014) Resiliencia, La Capacidad de Superar las Adversidades. (3° ed.). España: Ed. Eroski

  • Frankl, Viktor. (2016). El Hombre en Busca de Sentido. (3° ed). España: Ed. Herder.

  • Forés, Anna y Grane, J. (2011). La Resiliencia. (3°ed). España: Ed. Plataforma.

  • Madariaga, José (2014) Nuevas Miradas sobre la Resiliencia. (1° ed.). Barcelona: Ed. Gedisa, S.A.

  • Sambrano, Jazmín. (2010). Resiliencia. Caracas, Venezuela: Ed. Alfa

Lcda. Exqueila Rodríguez Díaz

Especialista en Derecho Mercantil Mención en Gerencia de Talento Humano
Egresada de la Ilustre Universidad de los Andes
Mérida Venezuela

Sort:  

Has sido votado por

PROYECTO ENLACE

'Conectando Ideas y Comunidades'

PROYECTO ENLACE es un proyecto de curación de habla hispana enfocado en recompensar contenido de calidad y apoyar autores en su proceso de crecimiento en HIVE.

Creemos y apostamos por el futuro de esta gran plataforma, y estamos muy emocionados de poder hacerla crecer junto a esta comunidad. Así que te invitamos a usar nuestra etiqueta ENLACE y estar atento a todas las actividades que tenemos preparadas y que estaremos publicando en breve.

Atentamente

EQUIPO ENLACE 2020

Thanks for your contribution to the STEMsocial community. Feel free to join us on discord to get to know the rest of us!

Please consider supporting our funding proposal, approving our witness (@stem.witness) or delegating to the @stemsocial account (for some ROI).

Please consider using the STEMsocial app app and including @stemsocial as a beneficiary to get a stronger support. 
 

Congratulations @exqueila! You have completed the following achievement on the Hive blockchain and have been rewarded with new badge(s) :

You received more than 8000 upvotes. Your next target is to reach 9000 upvotes.

You can view your badges on your board and compare yourself to others in the Ranking
If you no longer want to receive notifications, reply to this comment with the word STOP

Su post ha sido valorado por @ramonycajal

microscope.jpg