El calamar colosal.

in hive-148441 •  11 days ago 
Sobre calamares enormes en muchos aspectos poco se conoce debido a que viven a grandes profundidades marinas y muchos en aguas heladas. La primera vez que se supo sobre uno de estos calamares fue en el año 1925 cuando se descubrió una cabeza y tentáculos en el estómago de un cachalote que correspondían al llamado calamar colosal (Mesonychoteuthis hamiltoni); desde ese momento y para esta especie solo se han informado un total de 8 calamares colosales adultos, 6 de ellos recuperados de estómagos de cachalotes capturados. Los calamares colosales viven en aguas muy profundas del océano, a unos 1.000 metros por debajo de la superficie del mar, donde la luz solar no penetra.

Créditos: OgreBot (Wikimedia Commons) CC BY-SA 4.0; Y23 (Wikimedia Commons) CC BY-SA 3.0. Imágenes modificadas en CorelDRAW X8.

La longitud del calamar colosal se ha estimado en 4,2 metros y para otro de la misma especie en 5,4 metros. No obstante, el de menor longitud pesaba 450 kilogramos y el de mayor longitud 300 kilogramos. Esto fue debido a que los tentáculos al parecer se acortaron y encogieron considerablemente después que el calamar había muerto. Esto ha sugerido que los calamares colosales son animales increíblemente plásticos y para comprender el intervalo completo de variación dentro de la especie, los científicos deberán examinar muchos más especímenes. Además de esta variación natural, las dimensiones de los calamares colosales obviamente cambian considerablemente, dependiendo de cómo se tratan los especímenes después de su muerte.

El calamar colosal es ligeramente más corto que otro calamar conocido como el calamar gigante (Architeuthis dux) pero su cuerpo es más grande y pesado, por ejemplo 450 kilogramos en comparación con el del calamar gigante, 275 kilogramos.

Crédito: Addison Emery Verrill (Wikimedia Commons) dominio público. Imagen modificada en CorelDRAW X8.

Para el calamar gigante se ha estimado una longitud de 8,62 metros y fue consecuencia de una captura en una red de arrastre de un barco a una profundidad de 220 metros. Es un espécimen completo y sobre esa especie no se tenían calamares completos; solo muestras parciales encontradas en estómagos de cachalotes. Sobre estos calamares gigantes se cree que predominantemente viven a profundidades de entre 300 y 1.000 metros.

Crédito: J. Ablett (NatSCA) CC BY 2.5. Imagen modificada en CorelDRAW X8.

Crédito: J. Ablett (NatSCA) CC BY 2.5. Imagen modificada en CorelDRAW X8.

El cuerpo de un calamar colosal está constituido por tres partes principales: el manto y la aleta, la cabeza y un círculo de brazos y tentáculos. Las imagénes pueden ser referenciales (de otros calamares), por la escasez en las especies mencionadas.

Manto y aleta

El manto es el cuerpo principal y se ajusta como una vaina sobre los órganos internos. Ha sido medido en el calamar colosal y puede alcanzar una longitud aproximada de 2,5 metros de largo y aproximadamente 98,2 centímetros de ancho. El manto está formado por músculos y piel, y en esta última se encuentran pequeñas células que contienen pigmentos llamadas cromatóforos que son las que le dan a la piel su color rosado-rojizo. Cuando estas células se contraen, la apariencia de la piel es más pálida.

Crédito: Hans Hillewaert (Wikimedia Commons) CC BY-SA 4.0. Imagen modificada en CorelDRAW X8.

El calamar colosal tiene un caparazón interno llamado gladius (a veces llamado pluma o espada). Es una estructura interna rígida que soporta el cuerpo del calamar y está hecho de quitina (sustancia resistente, protectora, semitransparente, que es principalmente un polisacárido que contiene nitrógeno).

Crédito: L. Joubin (Wikimedia Commons) dominio público. Imagen modificada en CorelDRAW X8.

El embudo, o sifón, es una estructura muscular ubicada en la superficie ventral del manto. Tiene varias funciones entre las que se incluyen la respiración y la descarga de desechos. Cuando el manto se expande, el agua es absorbida por la cavidad del manto del calamar a través de la abertura del manto alrededor de la cabeza y después el agua oxigenada baña las branquias para la respiración. Cuando el manto se contrae, se vierte agua a través del embudo junto con los productos de desecho. El calamar colosal también usa el embudo para moverse en el agua, puede moverse hacia atrás usando propulsión a chorro disparando rápidamente agua a través del embudo.

Créditos: Michael Vecchione, Clyde F.E. Roper y Michael J. Sweeney (Wikimedia Commons) dominio público. Imagen modificada en CorelDRAW X8.

La aleta de la cola está emparejada (formando un par), se encuentra unida a la superficie superior del manto y está compuesta de músculo. El calamar colosal nada hacia adelante a través del agua ondulando la aleta longitudinalmente. Esta aleta es inusualmente masiva y musculosa, se ha medido mostrando una longitud de 1,18 metros y de ancho 98,2 centímetros. La aleta es probable permita al calamar colosal avanzar bastante rápido en ráfagas cortas cuando ataca a la presa. En la mayoría de los calamares, las aletas de cola emparejadas se usan más para cambiar de dirección que para la propulsión.

Crédito: Darren Stevens (Wikimedia Commons) CC BY 3.0. Imagen modificada en CorelDRAW X8.

Cabeza

El calamar colosal tiene los ojos de animales más grandes jamás estudiados y posiblemente tiene los ojos más grandes que jamás hayan existido en la historia del reino animal. En un calamar colosal vivo, miden unos 27 cm de ancho; aproximadamente del tamaño de una pelota de fútbol.

Crédito: Smithsonian Institution (Wikimedia Commons) dominio público. Imagen modificada en CorelDRAW X8.

La visión es muy importante para el calamar colosal. Usan sus ojos para ver y atrapar presas, para ver depredadores y para verse entre ellos. Los ojos del calamar colosal se colocan de modo que miren hacia adelante, dándole al calamar una visión binocular o estereoscópica. El calamar gigante, en contraste, tiene los ojos colocados a cada lado de la cabeza. Puede ver hacia adelante y hacia atrás para detectar depredadores, pero no tiene la visión binocular necesaria para juzgar distancias.

Los ojos de los cefalópodos (calamares y pulpos), como los del calamar colosal, son muy parecidos a los “ojos de cámara” de los vertebrados. Contienen una lente única que enfoca las imágenes en una retina que recubre la superficie posterior cóncava del ojo. Como en todos los cefalópodos, la lente tiene dos piezas; dos partes de una sola lente. La lente es esférica y tiene un diámetro de 80 a 90 mm, aproximadamente; del mismo tamaño de una naranja. El calamar colosal no solo tiene grandes ojos y lentes, sino que sus pupilas también son grandes, también de alrededor de 80 a 90 mm de ancho. Una pupila grande permite que el ojo recolecte hasta el último fotón de luz en las aguas increíblemente profundas y oscuras donde vive. Los ojos grandes también pueden significar que el calamar colosal tiene una resolución espacial alta; la capacidad de distinguir los detalles. Es posible que los mecanismos neuronales en el lóbulo óptico utilicen las señales de grupos de fotorreceptores vecinos, haciendo que los “píxeles” visuales sean más grandes y mucho más brillantes.

Otra característica increíble del calamar colosal es que los ojos están equipados con órganos de luz. El calamar colosal, como muchos calamares, tiene órganos de luz, en cada globo ocular. Cada órgano de luz es una banda vertical en la parte posterior del globo ocular, junto al borde exterior de la lente. Los órganos de luz, o fotóforos, se usan como faros. Cuando los ojos se vuelven hacia adentro para enfocarse directamente frente a los brazos y tentáculos, los órganos de luz proporcionan suficiente luz para que el calamar vea a su presa en la oscuridad. Usando la visión binocular, el calamar colosal puede juzgar con precisión la distancia en la que los tentáculos necesitan moverse para golpear y agarrar a la presa. La luz de los fotóforos es producida por una reacción química que involucra bacterias, y es un tipo de bioluminiscencia. La luz permanece encendida todo el tiempo. Muchos animales de aguas profundas muestran este tipo de bioluminiscencia. Algunos calamares, como Taningia, tienen órganos de luz en los extremos de sus tentáculos. Con enormes ojos y faros incorporados, el calamar está bien equipado para vivir en las oscuras profundidades del océano.

Crédito: Nhobgood (Wikimedia Commons) CC BY-SA 3.0. Imagen modificada en CorelDRAW X8.

El calamar colosal probablemente no puede ver en color como otros calamares que en general tampoco pueden hacerlo. Los animales de aguas profundas generalmente no pueden ver en color.

Como todos los calamares y pulpos ambos calamares tienen un pico similar al de un loro, afilado y córneo, pero el pico inferior se superpone al pico superior. El pico es la boca del calamar, está hecho de quitina (material como el de las uñas), rodeado de tejido muscular y lo usan para cortar y rebanar a sus presas. Dentro del pico, justo antes del comienzo del esófago, la comida es triturada aún más por la rádula, que es como una lengua con dientes, la rádula se mueve como una cinta transportadora para desviar los alimentos por el esófago a medida que el pico la procesa. El pico del calamar colosal es más grande que el del calamar gigante.

Crédito: GeSHaFish (Wikimedia Commons) CC BY-SA 3.0. Imagen modificada en CorelDRAW X8.

Cada especie de calamar tiene un pico que es único en tamaño y forma, y el tamaño se relaciona con el tamaño del animal vivo. Para medir un pico de calamar se mide la longitud de la sección de corte recto del pico inferior, llamada longitud rostral inferior, y con suficientes muestras de una especie se establece una relación matemática entre el tamaño del pico y el tamaño general del calamar. Aunque el tejido del calamar se disuelve muy rápido en los jugos estomacales de los cachalotes, los picos no; por su dureza. Muchos picos de calamares colosales se han encontrado en el estómago de cachalotes varados (los cachalotes consumen muchos calamares colosales) y el pico más grande encontrado de un calamar colosal medía en longitud rostral interior 49 milímetros; esta medida implicaría un calamar con un peso de entre 600 y 700 kilogramos. Un calamar colosal con pico de 42,5 milímetros, medido en longitud rostral interior, pesa 495 kilogramos. Unos pocos milímetros del pico hacen la diferencia en el tamaño.

Círculo de brazos y tentáculos

Como todos los calamares, el calamar colosal y el gigante tienen ocho brazos y dos tentáculos. En el calamar colosal, cada uno de los brazos tiene una longitud diferente, que varía de 0,85 metros a 1,15 metros. Los dos tentáculos son más largos que los brazos y tienen aproximadamente 2,1 metros de largo.

El calamar colosal posee ganchos en los brazos y es único porque tiene increíbles ganchos giratorios en los extremos de los tentáculos que usan para agarrar y retener sus presas. Los ganchos de los brazos y los ganchos de los tentáculos son muy diferentes. Los ganchos de los brazos no pueden girar y tienen muchas ventosas más y mucho más grandes.

Los ganchos de los brazos se colocan en una doble fila en el medio de cada brazo, con ventosas serradas por encima y por debajo de ellos. Los ganchos de los brazos se fijan en envolturas carnosas, muy musculosas, fuertemente unidas a los brazos. Probablemente ayudan a retener e inmovilizar a las presas que luchan mientras las matan y comen. La mayoría de los ganchos de los brazos tienen una “garra” principal fuerte, con dos cúspides más pequeñas más cerca de la base del gancho. Esto los hace de tres puntas y maximiza su capacidad de sostener. La base de cada gancho también tiene una estructura compleja que se encuentra profundamente ajustada en el músculo circundante.

Crédito: NOAA (Wikimedia Commons) dominio público. Imagen modificada en CorelDRAW X8.

Cada gancho de un tentáculo de calamar colosal se asienta sobre una base corta, al ras con la superficie interna en extremo del tentáculo, en una depresión aplanada, esto permite que la superficie aplanada posterior del gancho gire. Los ganchos pueden girar alrededor de 360 grados. En la parte media del extremo del tentáculo hay dos filas de ganchos afilados y giratorios y de 22 a 25 ganchos de tentáculo en total. Estos ganchos giratorios son más pequeños que los ganchos en los brazos y tienen una sola “garra” principal. Cada fila de ganchos rotativos está flanqueada por una fila de pequeñas ventosas.

Crédito: Laika ac (Flickr) CC BY-SA 2.0. Imagen modificada en CorelDRAW X8.

En los brazos y tentáculos del calamar colosal hay ventosas. Todos los calamares tienen ventosas y su número, tipo y disposición es único para cada especie. Las ventosas de calamar tienen una estructura interna calcárea. En los calamares colosales estas están fuertemente aserradas y son probablemente letales para la presa. Merluzas negras atrapadas en anzuelos a veces presentan marcas circulares que han sido ocasionadas por ventosas de calamares colosales. En piel de cachalote se han fotografiado cicatrices causadas por succión de ventosas de calamares gigantes. El pico y los ganchos son las armas letales para atrapar y retener peces grandes como la merluza negra.

Créditos: Per Gätzschmann, NTNU Vitenskapsmuseet (Wikimedia Commons) CC BY 2.0; Murray y Hjort (Biodiversity Heritage Library) dominio público. Imágenes modificadas en CorelDRAW X8.

Finalmente, un interesante video animado de un museo de Nueva Zelanda que muestra como el calamar colosal vive diversas situaciones en su ambiente a grandes profundidades marinas.

Referencias Bibliográficas

֍ Para publicar utilizo la aplicación https://stem.openhive.network de la comunidad STEMsocial, que en paralelo con la subcomunidad STEM-espanol promueven contenidos comunicando la ciencia, tecnología, ingeniería, matemática y otras áreas ֎

֍ También promueven contenidos de diversa índole ֎

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Un buen post. Me impresionaron las fotos, realmente es colosal el calamar.

En efecto, es impresionante. Saludos.

Saludos amigo @capp, como de costumbre un excelente contenido el que nos presentas en esta oportunidad relacionado al calamar colosal, gracias por compartir este tipo de extraordinarios contenidos con todos nosotros.

Gracias estimado @rbalzan79.