Mitos e historia de la Matemática - 5ta Parte

in Cervantes3 months ago


vintage.png
La portada es una imagen de libre uso de Pixabay editada por @abdulmath con GIMP, el emoji es creado con Bitmoji

La historia de la torre de marfil


Uno de los rasgos más notables de la historia de Wiles es el hecho de que se encerró deliberadamente durante siete años para poder continuar con la demostración del Último Teorema de Fermat sin interrupciones ni interferencias.


También Fermat era claramente un solitario, separado por la distancia geográfica aunque sólo sea de aquellos que podrían haber sido capaces de entender y apreciar su trabajo.



También hemos hablado de Diofanto y Pitágoras sin ninguna referencia a sus contemporáneos.


¿Eran entonces estos cuatro hombres verdaderos genios solitarios que forjaban solos nuevos caminos?


¿Es así como se hacen bien las matemáticas, o se hacen mejor?


Es muy complicado contestar estar preguntas, mejor sigamos hablando un poco más de Pitágoras.



Los relatos sobre Pitágoras afirman insistentemente que estableció o atrajo a su alrededor una comunidad, o hermandad, que compartía ciertas creencias religiosas y filosóficas y quizás también algunas exploraciones matemáticas.


Por desgracia, los relatos también afirman que la hermandad estaba obligada a guardar un estricto secreto, lo que, por supuesto, deja lugar a un sinfín de especulaciones sobre sus actividades.


Aunque sólo hay una pizca de verdad en esas historias, sin embargo, parece que Pitágoras era lo suficientemente carismático como para atraer seguidores. El hecho de que su nombre haya sobrevivido sugiere que fue respetado y venerado en su vida y que no era un ermitaño.



mathematics.png
Imagen de Pixabay y editada por @abdulmath con GIMP.



Diofanto, que en Alejandría en cambio se sabe que habría podido disfrutar de la compañía de otros eruditos.


Además, es casi seguro que tuvo acceso a los libros recogidos en otras partes del mundo mediterráneo en los templos o en las colecciones privadas de libros.


Es posible que los problemas de la Aritmética fueran de su propia invención, pero también puede ser que los recopilara en una sola colección a partir de otras fuentes, escritas u orales.



Diofanto, como cualquier otra persona con creatividad matemática, discutió casi con toda seguridad sus problemas y sus soluciones con un profesor o con alumnos suyos.


Por tanto, no debemos pensar en él como una figura silenciosa que escribe sus libros en privado, sino como una persona de una ciudad en la que se valoraba el aprendizaje y el intercambio intelectual.


Incluso Fermat, confinado en Toulouse y en los rigores del empleo político a tiempo completo, no estaba tan aislado como podría parecer a primera vista.



Uno de sus amigos durante sus primeros estudios en Burdeos fue Etienne d'Espagnet, cuyo padre había sido amigo del abogado y matemático francés François Viète.


Las obras de Viète, que de otro modo serían escasas, pero que se pusieron a disposición de Fermat, iban a tener una profunda influencia en su desarrollo como matemático.


Otro amigo, y también consejero en Toulouse, fue Pierre de Carcavi, quien, cuando se trasladó a París en 1636, se llevó consigo noticias de Fermat y sus descubrimientos.



A través de Carcavi, Fermat llegó a ser conocido por Marin Mersenne, y a través de Mersenne mantuvo correspondencia con Roberval, probablemente el mejor matemático de París en aquella época, y con Descartes en los Países Bajos.


Más tarde, comunicó algunos de los descubrimientos derivados de sus estudios sobre Diofanto a Blaise Pascal en Rouen y a John Wallis en Oxford. De este modo, incluso Fermat, alejado de importantes centros de enseñanza, estaba conectado a una red de correspondencia que se extendía por toda Europa, una comunidad virtual de eruditos que más tarde se denominó República de las Letras.

. . . Continuará . . .



science00.png
Imagen de Pixabay y editada por @abdulmath con GIMP, e Inkscape.


Si te gusto este tema y quieres seguir profundizando acerca de la historia de la matemática, no te pierdas la próxima publicación, pero si aún así deseas conocer otra perspectiva del mismo, te invito a investigar en las siguientes referencias que acá te comparto:

  1. Robert Recorde, The Pathway to Knowledg (London, 1551); painstakingly reprinted by Gordon and Elizabeth Roberts (TGR Renascent Books, 2009).
  2. Markus Asper, The two cultures of mathematics in ancient Greece, in Eleanor Robson and Jacqueline Stedall (eds), The Oxford Handbook of the History of Mathematics (Oxford University Press, 2009), pp. 107–132.
  3. Simon Singh, Fermat’s Last Theorem (Fourth Estate, 1997; Harper Perennial, 2007).
  4. Benjamin Wardhaugh, Mathematics in English printed books, 1473-1800: a bibliometric analysis, Notes and Records of the Royal Society, 63(2009): 325-38.


HiveFirma.png

cervantes.png



Final.png

Sort:  


The rewards earned on this comment will go directly to the person sharing the post on Twitter as long as they are registered with @poshtoken.